La importancia de empezar temprano a aprender inglés

Los bebés y los niños pequeños adquieren el lenguaje natural; se motivan a sí mismos para aprender el lenguaje sin un aprendizaje consciente, a diferencia de los adolescentes y los adultos. Tienen la capacidad de imitar la pronunciación y elaborar las reglas por sí mismos. Cualquier idea de que aprender a hablar en inglés es difícil no se les ocurre a menos que sea sugerido por adultos, quienes probablemente aprendieron inglés académicamente a una edad más avanzada a través de libros de texto basados en gramática. En esta etapa los niños son una esponja, se dice popularmente, y realmente es cierto: a ellos les es más fácil el aprendizaje de un idioma extranjero.

Las ventajas de comenzar temprano con un segundo idioma

Los niños pequeños todavía están utilizando sus estrategias individuales e innatas de aprendizaje de idiomas para adquirir su lengua materna y pronto descubrirán que también pueden utilizar estas estrategias para aprender inglés.

  • Los niños pequeños tienen tiempo para aprender a través de actividades lúdicas. Aprenden el idioma participando en una actividad compartida con un adulto. Primero dan sentido a la actividad y luego obtienen significado del lenguaje compartido del adulto.
  • Los bebés tienen más tiempo para incluir el inglés en el programa diario. Los programas escolares tienden a ser informales y las mentes de los niños y niñas aún no están abarrotadas de datos para ser almacenados y probados. Pueden tener poca o ninguna tarea y están menos estresados por tener que alcanzar los estándares establecidos.
  • Los niños que tienen la oportunidad de aprender un segundo idioma mientras son jóvenes parecen utilizar las mismas estrategias innatas de aprendizaje de idiomas a lo largo de toda su vida cuando aprenden otros idiomas. Elegir el tercer, cuarto o incluso más idiomas es más fácil que elegir el segundo.
  • Los niños pequeños que adquieren el idioma en lugar de aprenderlo conscientemente, como deben hacerlo los niños mayores y los adultos, tienen más probabilidades de tener una mejor pronunciación y de sentir el idioma y la cultura.
  • Cuando los niños monolingües llegan a la pubertad y se vuelven más tímidos, su capacidad para aprender el idioma disminuye y sienten que tienen que estudiar inglés conscientemente a través de programas basados en la gramática. La edad en la que se produce este cambio depende en gran medida de los niveles de desarrollo de cada niño y de las expectativas de su sociedad.

Beneficios del bilingüismo

¿Cuándo deberías empezar a animarles a que empiecen a aprender un idioma extranjero? ¿Es tan pronto como puedan hablar, o bien deberías esperar hasta que dominen el inglés? Averigüemos porqué funciona:

Todos los investigadores están de acuerdo en que cuanto antes empiece un niño a aprender un segundo idioma, mejor, por más de una razón. Algunos investigadores dicen que las habilidades de adquisición del segundo idioma alcanzan su punto máximo a la edad de 6 o 7 años o antes. Otros afirman que esta ventana se extiende hasta la pubertad. Pero, todos están de acuerdo en que es mucho más difícil para un niño después de la pubertad aprender un nuevo idioma.

¿Por qué empezar a los 3 o 4 años a aprender inglés?

Si hicieras esa pregunta hace unos años, todo el mundo te miraría como si fueras un extraterrestre. Era inconcebible que los niños de tan sólo tres años de edad pudieran aprender una segunda lengua, dado que todavía no dominaban su lengua materna. Hoy en día, sin embargo, los resultados de las investigaciones indican algo totalmente diferente.

Estudios de la Universidad de Harvard confirman que la creatividad, las habilidades de pensamiento crítico y la flexibilidad de la mente aumentan significativamente si los niños aprenden un segundo idioma a una edad más temprana.

Se cree que los años preescolares, especialmente los primeros tres años de vida, son un período vital en la vida de un niño.

Es entonces cuando se establecen las bases para las actitudes, el pensamiento y el aprendizaje, entre otras cosas. Esto significa que los niños tienen una habilidad natural para aprender, que se desarrolla durante los primeros 3-4 años de su vida.

Se fomenta mucho el uso de esa capacidad porque, siempre según las investigaciones, aprender un segundo idioma es tan fácil como aprender el primero. Puede sonar como una gran carga, pero, de hecho, no lo es.

El cerebro humano es algo maravilloso. Desde el momento en que nacemos, aprendemos por seis caminos principales, por:

  • Viendo
  • Probando
  • Oliendo
  • Escuchando
  • Tocando
  • Haciendo

Basándonos en la información que obtenemos en nuestros primeros años, todo lo que hemos aprendido crece más tarde en la vida. Las investigaciones han demostrado que el 50% de nuestra capacidad de aprender se desarrolla a la edad de 4 años y otro 30% a la edad de 8 años. Por eso se anima a los niños de tres años a aprender una segunda lengua.

Sin embargo, esto no significa que el 80% del conocimiento o de la inteligencia de una persona se forme hasta los 8 años de edad. Simplemente significa que los niños desarrollan sus principales vías de aprendizaje durante sus primeros años de vida.

Y los niños de 3 o 4 años de edad pueden aprender a través del juego porque sus mentes aún no están abrumadas por los hechos y la información que necesita ser almacenada y evaluada, que es algo que sucede a medida que crecemos.

Y, además de la fluidez añadida, los niños bilingües no sólo hablan dos idiomas antes que otros niños monolingües, sino que también son mejores en tareas que requieren un cambio en la atención. Además, las investigaciones han demostrado que los niños que primero dominaban su lengua materna y luego aprendían un segundo idioma se volvían fluidos en el idioma extranjero, pero nunca lograban alcanzar el nivel de excelencia de aquellos que aprendían ambos idiomas de una sola vez.

En LLC, nos preocupamos por el aprendizaje del segundo idioma y del inglés, como idioma principal, de tus hijos o hijas desde su más tierna infancia.

Este curso, empezamos un año antes con las clases grupales de ninos de 4 años. Y los pre-babies podran aprender en sesiones de 1 hora a la semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *