¿Por qué no puedo aprender inglés?

Llevas tiempo intentándolo pero al final, siempre te haces la misma pregunta: ¿por qué no lo consigo? ¿Qué es lo que no hago bien? ¿Por qué no puedo aprender inglés? Ahora que estamos en un momento en el que todos hacemos balance del año vivido y nos proponemos retos para el siguiente, queremos contarte cómo puedes cambiar esta situación y recuperar la ilusión para que esta vez sí consigas tu objetivo.

La pregunta clave: ¿por qué no puedo aprender inglés?

¿Ahora vas a apuntarte a una escuela? Esta fue la pregunta que le hicieron a Rosa cuando le contó a sus compañeros de trabajo que había decidido aprender inglés. A pesar de las ganas que tenía y de lo convencida que estaba, esas palabras le hicieron cuestionar su decisión. ¿Y si tenían razón los demás? ¿Y si era demasiado tarde? Rosa se apuntó a uno de los cursos de LLC Idiomas pero desde el primer día, le acompañó esa sensación de no saber si era el momento. Rosa empezó las clases. Conoció los demás alumnos y comprobó que no era la única, que cada uno vive unas circunstancias distintas que le hacen apuntarse a inglés en etapas distintas. Y así fue como Rosa llegó a la conclusión de que no estaba haciendo nada raro, ni mucho menos, y que sus 53 años no iban a ser un impedimento para seguir aprendiendo.

Sin embargo, si Rosa hubiera hecho caso de los comentarios de sus compañeros, probablemente se hubiera rendido y abandonado las clases. Con el tiempo, ella también se habría hecho la misma pregunta: ¿Por qué no puedo aprender inglés?

Estos pueden ser algunos de los motivos que motivan que algunas personas no consigan con éxito este reto.

Mucho inglés en poco tiempo

Si es la primera vez que te apuntas a un curso de inglés, tómatelo con calma. Es mejor hacerlo en pocas dosis e ir evolucionando, según como te sientas. Eso sí, la constancia es fundamental.

Cada uno aprende inglés a su manera

Por muchos métodos que se hayan creado para aprender este idioma, cada persona debe adaptarlo a sus necesidades u objetivos. Antes de apuntarte a una escuela, conoce bien los profesores y sus sistemas de enseñanza. Visita las aulas y pregunta todas las dudas que tengas para saber si te gusta su enfoque.

Repasa un poco después de las clases

Aunque cada vez son más dinámicas las clases y se les da mucha importancia a la comunicación oral, no te separes de tu bloc de notas para apuntar esos tips gramaticales que los profesores comparten. Verás que progresas con más rapidez si después repasas tus apuntes y fijas las ideas.

Tus profesores

No es que ellos sean los principales responsables pero su actitud en las clases también influye en tu aprendizaje y motivación. El profesor identificará las aptitudes de cada alumno y adaptará el programa alrededor de ello. Por eso, cada vez son más reducidos los grupos, para poder conocer mejor a los integrantes. También es importante que confíes plenamente en tu profesor y seas honesto con él o ella sobre tus dudas, preocupaciones o deseos.

Disfruta

Aprender un idioma – o cualquier otra disciplina- no debería convertirse en un sacrificio. Si es lo que has decidido, decide también disfrutar de esta experiencia. Si lo pasamos bien, somos más receptivos. Si no, acabarás cansándote y dejarás este reto a medias.

En definitiva,

¿Por qué no puedo aprender inglés si parece que está todo de mi parte para que lo consiga? ¿En qué estoy fallando? Lo cierto es que no hay fórmulas mágicas ni soluciones que sirvan a todos los alumnos. Lo único que podemos hacer es demostrarnos a nosotros mismos que estamos dispuestos a aprender. Y es que son muchos los factores, internos y externos, que marcan el camino de aprender un segundo idioma como el inglés. Además, tenemos que ser capaces de reconocer si nuestro estado mental, emociones, actitud y motivación están de nuestra parte. Si contamos con un profesor que se convierte en nuestro aliado y sabe lo que necesitamos, es probable que consigamos con éxito este reto. Y si no estás contento u orgulloso con los resultados y te vuelves a preguntar lo de “por qué no puedo aprender inglés?”, quizá es que lo único que necesitas es hacer un alto en el camino, coger aire  claro y volver a intentarlo siguiendo todos estos consejos. ¿Hay trato?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *