¿Cuáles son los idiomas más difíciles de aprender?

Algunos idiomas parecen imposibles de aprender y, aunque sí que existen algunos muy difíciles, todo se puede lograr dedicando tiempo, constancia y aplicando los métodos correctos.

En anteriores artículos de nuestro blog, hemos hablado de cuáles son los idiomas más útiles para trabajar en Europa e incluso hemos comentando cuáles son los idiomas más importantes del futuro. Como consecuencia de esto, desde LLC Idiomas queremos comentar en el artículo cuáles son los idiomas más difíciles de aprender y para ello, realizaremos un ranking de aquellas lenguas más complicadas de aprender teniendo en cuenta distintos factores como son: el vocabulario, la fonética (sonidos y entonación), la dificultad a la hora de escribir y la construcción de oraciones.

Top 6 idiomas más difíciles del mundo

Antes de realizar el top 6 de los idiomas más difíciles de aprender, es importante mencionar que existen más 6000 idiomas en todo el mundo y por lo tanto, establecer una lista de las lenguas más complicadas no es sencillo. Además, es importante mencionar también que la dificultad de un idioma dependerá de muchos factores subjetivos como la similitud a la lengua materna, sistema de escritura, la habilidad de cada persona…  

Mandarín

El primer idioma que queremos incluir en esta pequeña lista es el chino mandarín y es que la dificultad de este idioma se basa principalmente en la gran cantidad de variedad que presenta este idioma en función de la zona regional. Se conoce como mandarín el conjunto de dialectos del chino hablados en cada parte de China. Por si fuera poco, el chino mandarín posee diferentes dialectos regionales por lo que hay nativos de una región que quizá no entienden bien a los de la región del lado. 

A pesar de que es una de las lenguas más habladas del mundo (millones de personas), se considera que también es una de las más difíciles por el alfabeto y por su sistema de escritorio basado en la memorización. 

Una de las dificultades más visibles que presenta el idioma es que existen cuatro tonos en la pronunciación y las diferencias pueden ser tan pequeñas que cuesta de diferenciar el significado. Lo peor es que no hay indicaciones escritas de cómo entonar, sino que se debe memorizar el tono de cada concepto. 

Árabe

El segundo idioma que queremos destacar como uno de los más difíciles de aprender de todo el mundo es el árabe. Hay gente que pondría el árabe en primer lugar como el idioma más difícil del mundo pero hay que tener en cuenta que el árabe es una macrolengua. Es decir, un conjunto de distintas lenguas emparentadas que carecen de nombre que las defina. 

La complicación de este idioma es muy similar a la del chino mandarín ya que existen numerosas variedades dialectal debido a que el árabe, se habla en muchos países distintos. 

Además de esta diversidad, es necesario mencionar también que el árabe es un idioma difícil por su escritura (derecha a izquierda) uniendo las letras entre sí, su pronunciación, por sus variables de cada palabra y sobre todo, por sus tres plurales diferentes.  La gramática lo más difícil de esta lengua pues utiliza una estructura de verbo-sujeto-complemento. Además, tiene tres niveles de pluralidad: singular, dual y plural. 

Ruso

Si quieres aprender un idioma difícil, el ruso es sin duda otra de las lenguas más complicadas. Y es que a pesar de compartir algunas similitudes con lenguas románticas y latinas, es importante mencionar que el ruso, es un idioma que tiene un alfabeto diferente y que por lo tanto, será necesario memorizarlo y aprenderlo. 

Existen tres dificultades visibles en el idioma ruso: la pronunciación, los verbos de movimiento y los casos. El ruso cuenta con 33 letras (a diferencia del chino que cuenta con más de 3000 caracteres) basadas en el alfabeto griego. Una de las letras más difíciles de pronunciar es la “Ы”.

Una de las mayores dificultades de la lengua rusa para los extranjeros es entender el aspecto verbal: los verbos de movimiento. Existen verbos para etiquetar diferentes situaciones que, por ejemplo en España, lo definimos uniendo diferentes palabras. Por si fuera poco, todos esos verbos de más que tienen, añadiendo un prefijo pasan a significar otra cosa.

Aun así, existen algunos aspectos que hacen que el idioma no sea tan difícil como parece:

  • no cuenta con artículos;
  • el orden de las palabras es más libre que en otros idiomas, es decir, que hay más libertad a la hora de enfatizar o colocar las palabras;
  • solo tiene tres tiempos verbales.
  • Se lee tal cual se escribe.

Japonés

En este top 6 de los idiomas más difíciles del mundo para aprender no podía faltar el japonés y es que este, es considerado en muchas ocasiones como uno de los idiomas más complicados. 

El japonés es una lengua aglutinante, es decir que se basa en la mayor parte en los prefijos y sufijos para denotar distintos significados de una misma palabra. Lo más difícil es la escritura, que está basada en dos sistemas de ortografía: kanji y kana a los cuales se les asocian, en función de la palabra, diferentes fonemas. 

De esta manera, es un lenguaje que se basa en dos alfabetos fonéticos distintos y una estructura gramatical que se debe adaptar en función del contexto y la situación. De esta manera, una misma frase podrá cambiar por completo en función de la persona a la que te quieras dirigir. 

El idioma tiene 5 vocales y 16 consonantes y cuenta con muchas restricciones frente a la formación de las sílabas. Además, el acento presenta dos tonos diferentes: altos y bajos.

¿Te hemos asustado? No te preocupes, el idioma también cuenta con ventajas. En el japonés no hay necesidad de conjugar verbos que encajen con sus respectivos sujetos. Además, solo debes aprender una sola forma de verbo para cada tiempo y por si fuera poco, no hay género.

Húngaro

El idioma húngaro pertenece a las lenguas urálicas, una familia lingüística de más o menos 30 lenguas habladas por aproximadamente 20 millones de personas a nivel mundial.  Se estima una media de 4-5 años para aprender un nivel intermedio de húngaro. Se dice que el húngaro a pesar de tener su dificultad y tener que superar la sintaxis y sus extraños sonidos, es un idioma lógico. 

Cuentan con por lo menos dos conjugaciones de cada verbo y un problema que se encuentra es que se habla en pocos lugares, por lo que se puede practicar poco. Aun así, puedes encontrar el idioma en lugares como Austria, Rumanía, Ucrania y Serbia.

Euskera 

El último idioma que queremos incluir en este ranking puede que te sorprenda y es que el euskera es considerado también como una de las lenguas más difíciles de aprender. Esta lengua aglutinante (las palabras se componen de una secuencia lineal de morfemas distintivos y cada componente del significado está representado por su propio morfema), no tiene ninguna similitud con otro ya que no comparte ninguna conexión. 

Esta falta de conexión se debe a que actualmente, se desconocen los orígenes de este idioma y se considera que únicamente comparte semejanza con una lengua que aún no se ha podido descifrar como lo es la íbera. Además de esto, es un lenguaje que se caracteriza por tener una estructura y un vocabulario complejo ya que variará el significado en función de los diferentes sufijos y prefijos que existen. 

Otras lenguas un tanto difíciles son las lenguas urálicas destacando a los hablantes nativos del finlandés y el estonio. 

¿Estás pensando en estudiar un idioma y no sabes por cuál empezar? En LLC idiomas disponemos de varios programas. Encuentra el que más se adapte a tus gustos.

 

Quiero mejorar mi inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *